15.9 C
Santa Rosa
lunes, 17 junio, 2024

Los cambios que se vienen en la Provincia y la respuesta de Horacio Rodríguez Larreta a un posible llamado del Gobierno

Juntos, Juntas, Juntes

Horacio Rodríguez Larreta rompió con sus rituales, algo que lo pone nervioso pues altera sus costumbres. El último domingo se acostó tarde: nunca se queda despierto hasta las 3 y pico de la mañana. Pero fue porque, luego de terminada la jornada de moderado festejo por la elección en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, cenando con los suyos en el restorán El Mirasol, de la Recova de Retiro. Allí comenzó la evaluación de los pasos que siguen en su vida política: volver a ser “intendente” y terminar de ajustar algunos cambios en el Gabinete porteño. El más inmediato, el arribo de Jorge Macri a la administración porteña, que se define este fin de semana. Luego vendrán otros con un casillero para Agustín Forchieri (el allegado a Diego Santilli que dejará la presidencia de la Legislatura porteña a fin de año en manos de Emmanuel Ferrario) y una charla aún pendiente con el abogado Gustavo Ferrari (apadrinado por María Eugenia Vidal y Carlos Federico Salvai) quien está muy cómodo en el ámbito privado. Larreta se fue a dormir el lunes a la madrugada convencido de que no tiene ruidos inmediatos con Mauricio Macri, con quien coordinó el lugar que ocupó el ex Presidente en el búnker en Costa Salguero y con quien chateó el día lunes. La idea de permanecer apostado en la Ciudad tendrá para Larreta una importante excepción: un viaje a Córdoba, provincia de elección contundente a favor de Juntos por el Cambio, y que resultará clave para el deseo de “Horacio” de llegar entero al final de la maratón por el 2023. A sus puestos…

Una persona en traje con una máscara de chancho en la Facultad de Derecho mientras votaba Horacio Larreta. Foto Guillermo Rodríguez Adami

Llamada sin respuesta

Otro de los temas que apareció en el larretismo después del domingo fue el de un eventual llamado del oficialismo nacional a un acuerdo con la oposición. Allí se estableció que cualquier intento de melonear a la administración porteña para sumarlos a un acercamiento con el Gobierno recibiría como respuesta un “desplante”. A quienes lo escucharon a Larreta en las últimas horas les quedó claro que ni su viejo conocido Sergio Tomás Massa tendría chances de una gestión para acercarlo: “Como me conoce, sabe que no tiene que llamarme…”, rezongó el alcalde porteño ante el rechazo total a cualquier movimiento oficialista con la Ciudad. La quita de fondos sucedida el año anterior aún se mantiene fresca…

Maria Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta en el búnker de Juntos por el Cambio. Foto EFE

Con banca

Una duda que quedó flotando en la Ciudad, además de la posibilidad de un llamado de Massa a Larreta, es ¿quién solventó la campaña de José Luis Espert en la provincia de Buenos Aires? esa pregunta tuvo una respuesta maliciosa, pues todas las miradas en Juntos por el Cambio van hacia una de las patas principales del Frente de Todos. Misterio…

José Luis Espert, disfrazado de bombero para hablar del “incendio” de la economía.

Provincianos

En tanto, en el peronismo de la provincia de Buenos Aires hay ánimos contrapuestos. Por un lado, hay satisfacción por la remontada que -de la mano de los intendentes- llevó al Frente de Todos a perder en las Generales por un punto y medio, algo que para el lenguaje oficial, es una victoria y no una derrota. Santas calculadoras… Y por otro lado, hay alerta porque los cambios en el peronismo están por suceder. Una idea que varios albergan es la de eyectar al camporista Facundo Tignanelli de la jefatura del bloque de diputados provincial. Las razones son dos: la primera, es que el joven matancero está al límite de reelegir o no reelegir como legislador por la tercera sección. Y la otra, es que los intendentes, ahora empoderados, quieren la silla de la Jefatura de bloque para alguien propio. Maldades y venganzas…

Facundo Tignanelli, jefe del bloque de Diputados del PJ en la provincia de Buenos Aires

Salgo yo, Mauro

Pero lo más picante será que en diciembre, el gabinete de Axel Kicillof volverá a moverse. Es que en el último mes del año, se votará una ley de Ministerios que hará que se cree alguna nueva cartera; por la oficina del jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, ya desfilan los alcaldes que plantean sus propios nombres para los “ministeriables”. También en ese despacho tronaron los pedidos de los caciques del Conurbano quienes critican el reparto de fondos a traves de la Coparticipación, lo que (según los intendentes) favorece al Interior en detrimento del “Conurba”. Por eso, los ojos para eventuales cambios de Gabinete están puestos -además de algún nuevo ministerio- en las carteras de Seguridad, Educación y en el staff del Banco Provincia. Habrá más informaciones para este boletín…

Fernando Espinoza, Martín Insaurralde y Mariano Cascallares en el acto central del Frente de Todos, el domingo tras la elección.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS