14.4 C
Santa Rosa
viernes, 14 junio, 2024

Yanina, la acusada de envenenar a su pareja, dice que es inocente: “Él me quería muerta”


Yanina Coronel, la mujer de 31 años que está acusada de envenenar al policía Gabriel Páez Albornoz, rompió el silencio: en una carta pública, dijo que es inocente, dio a conocer las situaciones de violencia a las que, aseguró, fue sometida en sus diez años de convivencia con su pareja, y apuntó a la “complicidades” de la Policía.

Coronel -quien está detenida en su casa, en Toay, para cuidar a su hijo- sostuvo que Páez Albornoz la sometió a violencia física y económica y aseguró que la amenazó, en reiteradas oportunidades, con matarla.

Dijo que ella es inocente: aseguró que nunca lo intentó envenenar.

“Él me quería muerta para que sea de él y de nadie más. Me pedía que me matara”, escribió. También denunció la “complicidad” de los policías con las situaciones de violencia de Páez Albornoz.

La carta fue leída por Angelina Baiotti -otra víctima de violencia de género- en una conferencia de prensa que se desarrolló en la sede del Sindicato de Prensa, por militantes feministas y amigas. Posteriormente marcharon a la plaza San Martín, para pedir públicamente la liberación de Yanina.

En la conferencia, se dio a conocer otro dato: Yanina cambió de abogados y en las últimas horas logró que le impusieran al policía una restricción de acercamiento por 120 días hacia ella y su hijo.


El domingo 5 de septiembre, Páez Albornoz se intoxicó cuando ingirió un licuado en la sede de la División Seguridad Rural. Ese batido lo preparó Yanina.

El uniformado tomó un poco del batido que contenía una botella de vidrio y se descompuso. Incluso un perro que lamió el líquido, murió casi inmediatamente.

Los peritos encontraron restos del insecticida Metimol en una licuadora y en los jugos gástricos de perro y en la orina del policía. También los policías hallaron un sobre con el veneno en la vivienda que compartían el policía, Yanina y el nene de ambos.

Cinco días después, detuvieron a Yanina y ordenaron su detención ante la sospecha de que intentó envenenarlo.

Un informe de la Oficina de la Mujer y Violencia Doméstica del Poder Judicial de La Pampa reveló que Yanina sufría violencia de género “en el tipo psicológico, emocional, verbal, sexual, físico, económico, patrimonial, ambiental y simbólico”.


COMENTA ESTA NOTA

Comentarios

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS